Show simple item record

dc.contributor.authorPozo Morán, Delbia Verónica
dc.date.accessioned2012-10-08T15:28:38Z
dc.date.available2012-10-08T15:28:38Z
dc.date.issued2012-10-08T15:28:38Z
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/123456789/2076
dc.description.abstractLa estructuración de la gestión integral de riesgos requiere considerar una amplia variedad de elementos, definiciones y la realización de una serie de actividades por parte de los bancos; la forma de llevar adelante estas actividades, constituye un elemento de diferenciación que establece la cultura y estilo de gestión integral de riesgos de cada entidad. Las tendencias sobre administración de riesgos financieros en la banca pasan por un momento de grandes desafíos. Las instituciones financieras están cada vez más conscientes sobre la necesidad de gestionar los riesgos inherentes a sus operaciones, aunque todavía se está lejos de aplicar prácticas sofisticadas en todo el sistema bancario boliviano. El proceso de conversión en una entidad enfocada en la administración de riesgos implica el surgimiento de dos problemas básicos: el primero, es la falta de una cultura de riesgos, lo cual requiere de un proceso de reeducación de todos los funcionarios, partiendo de la alta dirección hasta el último funcionario en la escala jerárquica, de manera que conozcan los riesgos que están tomando en cada uno de los productos y servicios que venden a sus clientes. En este marco, la gestión integral de riesgos viene a ser el conjunto de actividades que llevan cabo los bancos, con el propósito de controlar y mitigar los riesgos a los cuales se encuentran expuestos. De lo anterior se concluye que éste es un proceso estructurado y continuo, que envuelve a toda la organización considerando la debida asignación de responsabilidades y constituyéndose en una estrategia de creación de valor. De acuerdo con las prácticas internacionales, para la gestión integral de riesgos se deben implementar un mínimo de 5 procesos adecuadamente estructurados, consistentes y continuos y que envuelven al banco en su conjunto: identificación, medición, monitoreo, control/mitigación y divulgación de los riesgos a los cuales los bancos se encuentran expuestos. De igual manera, los bancos deben establecer una adecuada estructura organizacional que delimite claramente las obligaciones, funciones y responsabilidades, adecuadamente segregadas, así como los niveles de dependencia e interrelación existente entre las áreas involucradas en la gestión integral de riesgos. Todos estos aspectos, tanto organizacionales como funcionales, deben estar contemplados en el Manual de Gestión Integral de Riesgos. Este documento debe contener en forma detallada, para cada tipo de riesgo (crédito, liquidez, operativo y de mercado), la identificación de los responsables, los procesos asociados a la gestión de cada riesgos y las actividades a ser desarrolladas. En suma, una buena estructura institucional del banco para gestionar apropiadamente los riesgos, requiere el concurso de varios actores: Directorio y Alta Gerencia, Sistema de Gestión de Riesgos, Sistema de Control Interno, Gobierno Corporativo y acciones del Regulador. La administración óptima de los riesgos debe basarse en un conjunto de disposiciones internas, a partir de la definición de estrategias y políticas y una adecuada estructura organizacional.en_US
dc.language.isoesen_US
dc.subjectTESIS DE GRADOen_US
dc.subjectRIESGOS BANCARIOSen_US
dc.subjectMERCADOSen_US
dc.subjectBANCOSen_US
dc.subjectOPERACIONES BANCARIASen_US
dc.subjectGESTION DE RIESGOSen_US
dc.titleGestión integral de riesgos en la actividad bancariaen_US
dc.typeThesisen_US


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record