Show simple item record

dc.contributor.authorQuenallata Chejo, Teodoro
dc.date.accessioned2013-04-02T13:17:45Z
dc.date.available2013-04-02T13:17:45Z
dc.date.issued2013-04-02T13:17:45Z
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/123456789/2589
dc.description.abstractEl presente estudio se realiza en el Municipio de Puerto Acosta, catalogado como un Municipio de Categoría "C", lo que significa que tiene una población entre 15.000 y 49.999 habitantes, ubicada en la primera sección de la Provincia Camacho del Departamento de La Paz, cuenta con una población de 27.296 habitantes y con una población proyectada al 2010 de 28.232 habitantes (1.94 por ciento de crecimiento); tiene una tasa anual de crecimiento intercensal es de 0,13 por ciento. El diagnóstico realizado refleja los obstáculos que enfrentan los hogares para su disponibilidad de alimentos (como la falta de acceso a recursos productivos), acceso a alimentos (bajo nivel de ingresos) y uso de los alimentos (mala salud, falta de servicios de salud, mala calidad del agua, escaso saneamiento básico, entre otros), cuyas consecuencias afectan el estado nutricional de la población. El 91 por ciento de los hogares cuenta con producción agrícola, la misma que es poco diversificada. En promedio, los agricultores producen 3 variedades de cultivo, siendo el principal la papa. Respecto a la tenencia de ganado, 36 por ciento de los hogares cuentan con ganado vacuno, 7 por ciento ganado camélido y 40 por ciento ganado ovino. Asimismo, 75 por ciento de hogares cuentan con animales menores o de granja. La tenencia de tierra refleja el limitado acceso a este recurso por parte de los hogares dedicados a la agricultura, quienes tienen en promedio dos y media hectáreas, de las cuales la extensión cultivable sólo es una cuarta parte, con escaso acceso al riego. La propiedad de la tierra está generalmente a nombre del esposo, reflejando las dificultades para las mujeres de acceder a recursos productivos. Un 8 por ciento de agricultores no poseen tierra propia, sin embargo hay otras formas de trabajar la tierra ya sea ésta cedida por servicios, alquilada o prestada. Las prácticas generalizadas que realizan los agricultores para mejorar el rendimiento de la tierra son el uso de abono natural, la rotación de cultivos y el descanso de la tierra. La mayoría de los agricultores no cuenta con activos productivos y de mitigación. Se podría concluir que la producción no está en gran medida orientada al mercado, sino más a la subsistencia. Un tercio de los hogares no cuenta con reservas alimentarias. Los programas de ayuda alimentaria tienen una mínima cobertura: sólo 8 por ciento de los hogares encuestados se beneficia con Desayuno Escolar y 2 por ciento con Subsidio. Si bien la actividad agropecuaria es la principal fuente de ingreso para la mayor parte de los hogares (78 por ciento), esta actividad sólo aporta 56 por ciento al ingreso familiar. Otra fuente de ingreso es el trabajo asalariado, que constituye la actividad principal para 11 por ciento de los hogares, la misma que aporta 72 por ciento al ingreso. El restante 11 por ciento de los hogares tienen otras actividades. A partir de la medición del gasto, se concluye que la población del Municipio se encuentra en extrema pobreza puesto que vive con medio dólar al día y, según los datos obtenidos, destina más de la mitad de su gasto (55 por ciento) en alimentación. Por otra parte, la encuesta reveló el escaso acceso de los hogares a los servicios básicos: 60 por ciento de hogares rurales estudiados no cuenta con servicio sanitario. La mayor parte de las viviendas tienen materiales de baja calidad y piso de tierra, la basura es echada al campo o quemada y el principal combustible utilizado para cocinar es la leña. Respecto al acceso a salud, cerca de un tercio de los hogares acuden a un establecimiento de salud cuando se enferman gravemente. La mitad de los niños rurales tienen un esquema parcial de vacunación (por lo menos tres vacunas). Las dos semanas anteriores a la encuesta, 1 de cada 3 niños sufría de Infecciones Respiratorias Agudas, y 1 de cada 4 niños sufría de Enfermedades Diarreicas Agudas. Los ingresos provenientes por coparticipación tributaria y Diálogo Nacional 2000, en la gestión 2001 eran de 6 millones de bolivianos, cifra que aumento en más de tres veces en la gestión 2010 a 18,9 millones de bolivianos; vale decir que en el periodo entre 2001-2010 el municipio recibió un acumulado de 24,9 millones de bolivianos, como transferencias del Tesoro General de la Nación. Los lineamientos básicos recomendados para mejorar la pobreza en el área rural del Municipio hacen referencia a incrementar la producción y productividad agropecuaria para garantizar la disponibilidad permanente de alimentos nutritivos y adecuados en cantidad y calidad; incrementar las oportunidades de empleo y generación de ingresos de la población para garantizar el acceso oportuno y permanente a alimentos nutritivos y adecuados en cantidad y calidad; y finalmente mejorar las condiciones y prácticas de salud, nutrición e higiene de la población para un mayor aprovechamiento de alimentos.en_US
dc.language.isoesen_US
dc.subjectTESIS DE GRADOen_US
dc.subjectIMPUESTO DIRECTO A LOS HIDROCARBUROSen_US
dc.subjectMUNICIPIO PUERTO ACOSTAen_US
dc.subjectCOPARTICIPACION TRIBUTARIAen_US
dc.subjectPOBREZAen_US
dc.subjectAREA RURALen_US
dc.titleLa incidencia de los recursos de coparticipación tributaria, diálogo nacional 2000 (HIPC II) y el impuesto directo a los hidrocarburos en el municipio de Puerto Acostaen_US
dc.typeThesisen_US


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record